ESCAPADA FIN DE SEMANA AL PONIENTE GRANADINO

En esta ocasión, quiero invitaros a realizar pasar en grupo un fin de semana en el poniente granadino. El Poniente Granadino se extiende por el extremo occidental de Granada. Sierras, valles, vegas y campiñas conforman un paisaje rico y variopinto que linda con los montes Occidentales y con las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama. Es ésta una tierra de frontera, hija del mestizaje de culturas, cristiana y mora, con un pasado milenario.

La naturaleza ha sido generosa con el Poniente Granadino. Desde la fértil vega del Genil hasta las cumbres de Sierra Tejeda, el paisaje se define por los marcados contrastes y la variedad de espacios naturales. Panorama donde pinos resineros, alcornoques y melojos sirven de hábitat a la emblemática cabramontés, al águila real, al halcón peregrino y al azor. Un entorno natural único en el que pueblos de sabor morisco como Alhama de Granada, Arenas del Rey y Jayena se integran a la perfección. El Poniente Sur es el área más montañosa y escarpada en la que se encuentran los Tajos de Alhama, impresionantes paredes verticales sobre las que se alza Alhama de Granada. Los dólmenes de la Peña de los Gitanos son testimonio de las culturas megalíticas que habitaron la región. Más tarde llegaron íberos, romanos, visigodos y hasta fue escenario de la caída del Reino Nazarí de Granada. Alhama será la llave de la capital del último reino del Al-Andalus. Pueblos blancos de estrechas calles, construidos en torno a antiguas alcazabas o castillos para defender la frontera del avance cristiano.

Durante esta escapada vamos a visitar los pueblos de Alhama de Granada, Huétor Tájar, Loja y Montefrío. En cuanto al alojamiento lo dejo a elección de la agencia de viajes, que es quién tiene que organizarlo. Preferiblemente lo ideal es alojarse en Loja.

El sábado por la mañana llegando tempranito podemos visitar la población de Huétor Tájar, Sin duda el motor y corazón de la economía hueteña es la producción, conservación y comercialización del esparrago verde y verde-morado, este último de Denominación Específica.

esparrago

Huétor-Tájar es uno de los puntos de interés dentro de la ruta de Washington Irving, ofreciendo una serie de lugares de interés, entre los que podemos visitar:

HuetorTajar01

Torreón de Huétor

El Torreón de Huétor es una torre vigía de época nazarí de mampostería embebida por un caserío en las proximidades del Ayuntamiento. Actualmente los restos se encuentran completamente rodeados de casas, en el centro de la población, siendo visible su parte alta desde la plaza del Ayuntamiento. Fue utilizada como almacén e incluso como discoteca. Actualmente está declarada como Bien de Interés Cultural.

Fortaleza de Tájara

Otros restos importantes, son los de la Fortaleza de Tájara, ubicados en el caserío de las Torres. Ambos se encuentran en la base de datos del Patrimonio Histórico de Andalucía clasificados como Bienes de Interés Cultural al amparo del Decreto de 22 de abril de 1949, expedido por el Ministerio de Educación Nacional (B.O.E. 5-5-1949) sobre protección de los castillos españoles.

Iglesia Parroquial Santa Isabel

En la plaza de Andalucía, en las inmediaciones del Torreón de Huétor, se sitúa la Iglesia Parroquial de Santa Isabel con un hermoso campanario de ladrillo que se conserva de su época mudéjar. Fue construida entre finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI y originariamente estuvo consagrada a la advocación de la Virgen de la Concepción.55 El templo conserva su primitiva torre mudéjar y la antigua imagen de Jesús Nazareno, el primer patrón del pueblo.

En el templo, de gran sobriedad, destacan dos pilastras y la balaustrada de la fachada. Para su iluminación posee cuatro vanos mediante ventanas con arcos. Su campanario está rematado por un cupulín y cuatro pináculos de influencia escurialense. Interiormente está dividida en tres naves de las cuales la central está provista de cubierta en tanto que las laterales son dinteladas. En el techo de su altar mayor se conserva aún el artesonado de la primitiva ermita erigida por los Reyes Católicos en el siglo XV, el altar donde se encuentra la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno es el mismo existente en la primitiva ermita, siendo esta capilla el emplazamiento original de dicha ermita.

Mirador de la Vega

Huétor-Tájar se ha hecho famoso por el cultivo del espárrago verde para el que ha obtenido marca de calidad y Consejo Regulador de la Denominación Específica. Se cultiva en bien cuidadas huertas regadas por el Genil y a partir de este producto se ha desarrollado una magnifica cocina propia. El visitante se puede adentrar en cualquiera de los numerosos caminos rurales que dispone el pueblo y disfrutar de un agradable y saludable paseo por las variadas huertas de espárragos y hortalizas. Es interesante visitar la zona del río Genil y las cooperativas de espárragos de la zona. Existen paseos acondicionados entre el pueblo y Venta Nueva, y entre el pueblo y la Estación a través de un cambio adyacente a la acequia Gorda.

Parque de los Patos

Otro lugar de obligada visita es el estanque de patos en el parque municipal. El Parque de los Patos se localiza en el sur del Huétor-Tájar, entre la Ronda Sur y el río Genil. Su principal característica es el estanque en forma de pez con gran número de patos, que dan nombre al parque. En la zona más cercana al río se ha ampliado recientemente el parque con una zona arbolada con zonas de merenderos y zonas habilitadas para hacer barbacoas. Por último el parque también cuenta con una pista de fútbol sala para practicar el deporte. El parque fue inaugurado y creado por el ex-alcalde D. José Ayllón.

Otros lugares de interés

Otras construcciones más modernas pertenecientes a su patrimonio industrial y que merece la pena conservar es la estación de ferrocarril, de principios del XX; el Cortijo de Cárcamo Bajo, en cuyo patio se conserva la máquina para prensar el tabaco; la fábrica de aceite de San Rafael, construida en 1933; el molino de la Tajarilla donde todavía es posible observar la antigua maquinaria de molienda movida por el agua que era conducida por el canal hasta los cubos y cuya fuerza motriz hacía girar los rodeznos o el antiguo silo, edificio de finales del XIX que en ocasiones ha sido utilizado como almacén y por la escuela taller.

Con todo ello, hemos completado una mañana muy interesante, aún diría que nos falta tiempo para verlo todo. Lo ideal es comer allí, alguno de los platos típicos de su gastronomía, pero eso depende del coste económico de la excursión.

Después de la comida nos trasladamos hasta la población de Loja. Donde vamos visitar su rico patrimonio monumental lojeño, se puede encontrar importantes edificaciones de tipo civil, militar y religioso. Cierto es que, a pesar de que durante los siglos —y concretamente en las últimas décadas del siglo XX— se ha perdido gran parte de dicho patrimonio, todavía permanece en pie y recientemente restaurado una importante parte del mismo.

Loja

Los monumentos más significativos de la ciudad son la Alcazaba —fortaleza árabe construida a finales del siglo IX—, las iglesias de San Gabriel, de Santa Catalina, la Iglesia Mayor de la Encarnación, el Convento e Iglesia Conventual de Santa Clara, el Pósito, el Palacio de Narváez y la Fuente de los Veinticinco Caños. Muchos de ellos están declarados bienes de interés cultural.

Iglesia Mayor de la Encarnación

La Iglesia Mayor de la Encarnación es la principal de las parroquias, situada en el centro de la ciudad es iglesia mayor o matriz. Se llama así puesto que todas las iglesias mayores o matrices del Arzobispado de Granada fueron tituladas por los Reyes Católicos bajo la advocación de Santa María de la Encarnación como muestra de la victoria de la fe cristiana sobre la musulmana.

Las primeras obras de su construcción se datan en 1491 sobre el solar de la antigua mezquita aljama o mayor de la ciudad a iniciativa del Obispo de Málaga, Pedro Díaz de Toledo y Ovalle. Entre los valores artísticos de esta antigua colegiata sobresalen el retablo renacentista de Miguel Sánchez y Pedro Machuca (1535), una gran custodia de plata de Francisco Tellez (1581), un portaviático de plata y oro del siglo XVIII, además de ciriales y cruz procesional de plata. Entre sus muros se conserva una lápida cuadrangular de un arca paleocristiana de mármol de Génova con una inscripción latina. Fue declarada Monumento Histórico Nacional el 3 de agosto de 1979.

Iglesia de Jesús Nazareno y Mausoleo de Narváez

La Iglesia de Jesús Nazareno es un pequeño templo con planta de cruz latina construido en el siglo XVIII a expensas de la Hermandad de Jesús Nazareno. En su interior se pueden apreciar bóvedas de medio cañón con una bóveda en su crucero. Se conservan destacados murales, un retablo de época barroca con columnas salomónicas y camarín coronado por un lienzo que representa a un crucificado, obra de Alonso Cano. Las imágenes sagradas de este templo son Santa Marcela, Jesús Nazareno y Nuestra Señora de las Angustias.

A escasa distancia se encuentra la capilla-panteón del más ilustre lojeño, Ramón María Narváez, General Narváez. Se trata de un edificio singular, de planta rectangular construido en su interior con mármol de Carrara y en donde se puede encontrar una estatua del general yacente vestido de gala.

Iglesia de Santa Catalina

La Iglesia de Santa Catalina está situada en pleno corazón del barrio alto de Loja y levantada bajo la advocación de la Concepción. Construida en el 1593, sus líneas son gótico-mudéjares. Su cubierta de es armadura y poseía un retablo churrigueresco de 1727 que se perdió durante la Guerra Civil junto con otras obras de imaginería. Antiguamente guardaba las reliquias de San Cresto.

 

portada renacentistas iglesia san grabriel Loja.

Portada renacentista de la Iglesia de San Gabriel, en Loja.

Iglesia de San Gabriel

La Iglesia de San Gabriel es un templo del siglo XVI declarado Monumento Histórico Nacional en 1991. Para Gómez-Calero se trata de una de las obras más trascendentes de la arquitectura renacentista granadina por las novedades que presenta, iniciando la etapa más original y expresiva del clasicismo español. Según la tradición, Diego de Siloé fue su tracista, aunque otras fuentes señalan hacia su discípulo Juan de Maeda.

En su interior destaca su amplia nave con capillas laterales. También es digno de señalar, su cabecera por su monumentalidad. Cuenta con una bóveda baída en la que se incluyen tres anillos concéntricos con bustos en relieve de los apóstoles. Más hacia el centro aparecen rosetas con bustos de una joven pareja y otro dos ancianos con barba. El siguiente anillo incluye cabezas de angelitos y el último un relieve de Dios-Padre. La portada principal es de 1566 y tiene dobles columnas jónicas sobre pedestales independientes. El arco incorpora en sus enjutas ángeles engalados que sostienen el escudo del Arzobispo Guerrero. En la hornacina central aparece el grupo escultórico de la Encarnación y sobre el mismo un frontón triangular con el escudo imperial.

Convento e Iglesia Conventual de Santa Clara

El convento de Santa Clara fue este el único convento de monjas de la ciudad fundado en 1505 por Fray Fernando de Talavera, primer arzobispo de Granada y confesor de la Reina Isabel la católica. Tras distintas vicisitudes se dio posesión a las hermanas clarisas en 1527 que permanecieron hasta 1991. Su iglesia destaca por su elegante y proporcionada planta con pinturas al fresco de los hermanos Ciea, con asuntos sobre la vida de Cristo en recuadros divididos por arquitetura fingida. Su portada es de estilo gótico isabelino y tiene heráldica de Talavera. El retablo barroco (1760) es de la autoría de Gregorio Salinas. A los pies del templo están los coros protegidos por celosías de hierro. La sillería de este coro fue donada por la reina Isabel II. Fue declarado BIC el 27 de junio de 1997.

Convento de San Francisco de Asís

El Convento de San Francisco de Asís fue construido a inicios del siglo XVI por imperativo real, y hoy reconvertido en solaz patio interior del Hospital Civil de San Francisco.

En él se impartió la cátedra de filosofía constituyendo desde siempre, además, un referente de la Semana Santa lojeña, junto con la próxima Capilla de la Vera Cruz, llamada anteriormente de la Sangre de Cristo, en la que está establecida desde 1768 la Hermandad de Jesús Preso y la de Nuestra Señora de los Dolores.

Ermita de la Caridad

La Ermita de la Caridad se construyó sobre el solar de una antigua mezquita, se trata de una construcción en forma basilical, dividida por columnas en tres naves y donde se puede encontrar el camarín de la patrona de la ciudad desde 1765, Nuestra Señora de la Caridad.

Ermita de San Roque

La Ermita de San Roque fue construida a principios del siglo XVII y formó parte del hospital de contagio durante las epidemias de cólera y peste que asolaron la ciudad durante los siglos XVI y XVII, de ahí su advocación.

Ermita del Calvario

La Ermita del Calvario se encuentra desde finales dl siglo XX en estado semiruinoso, estuvo en servicio hasta el año 1936. Consta de una nave principal, cubierta con bóveda de medio cañón, capilla mayor y ábside con cúpula semiesférica. Disponía de espadaña y pechinas decoradas aún visibles.

No sólo tenemos edificaciones religiosas si no que también nos vamos a encontrar con las siguientes edificaciones civiles:

Recinto de la Alcazaba y Caserón de los Alcaides Cristianos

La alcazaba fue construida sobre una elevación rocosa y visible, prácticamente, desde todos los puntos de la ciudad. Llama poderosamente la atención este recinto amurallado de Loja en el interior del cual se encuentra el Caseron de los Alcaides Cristianos. Parte integrante del sistema defensivo fronterizo, ha sido utilizada a lo largo de la historia como residencia, almacén, cárcel y cuartel. Tanto el aljibe como las murallas fueron declaradas Monumentos Histórico-Artísticos en junio de 1931.

Hasta el comienzo del siglo XXI hay conservados varios restos interesantes del aljibe del siglo XI, la torre del homenaje y un cinturón de murallas. Así mismo, se conservan, en la línea del interior de la muralla, trece torres de planta cuadrada, cuatro semicirculares y una octogonal conocida como la Torre Ochavada. Por su parte el caserón de los Alcaides cristianos fue mandado construir a comienzos del siglo XVII por don Pedro de Tapia, como sede del poder político y administrativo. Se trata de un gran edificio de dos plantas, aparejo mixto y estructura sencilla. Está adosado por su parte este al Torreón de la Alcazaba, o Torre del Reloj, del siglo IX, probablemente único resto de lo que debió ser el edificio residencial de la medina Lawsa. Actualmente ambos inmuebles están restaurados y forman el museo histórico municipal de Loja,9 el cuál contiene gran cantidad de obras de valor y de restos arqueológicos desde la Edad del Hierro y del Bronce, hasta elementos más recientes, pero no por ello de menor valor.

 

Torre Ochavada

La Torre Ochavada tiene una vista impresionante observada desde el barrio de la Alfaguara, debe su nombre a su forma octogonal. Desde su construcción ha tenido muy diferentes utilidades.

Puerta del Jaufín

La Puerta del Jaufín ha sido utilizada como patio de acceso a una vivienda particular, se trata de una puerta con dos arcos de medio punto perpendiculares de la época almorávide (s. XI-XII). En tiempos de la Reconquista era el único acceso que había del barrio del Jaufín al arrabal. El último uso que recibió fue albergar en su planta principal el camarín de la ermita de la Caridad.

Pósito

El pósito de Loja se dispuso en la plaza que recibió más tarde el nombre de Plaza de Abajo o de Joaquín Costa. Se construyó a finales del siglo XVI ya como pósito o granero público. Se cuenta que fueron varios vecinos los que en 1535 solicitaron al Cabildo su construcción. Así Juan de Maeda realizaría su traza y condiciones del pósito aunque más tarde se llevarían a cabo dos ampliaciones que quedaron patentes en sendos medallones en su portada aludiendo al año de realización de las mismas (1650 y 1780) entre la heráldica real de Felipe II.

Antigua Casa de Cabildos

La Antigua Casa de Cabildos, en la Plaza de la Constitución o Plaza de Arriba, tuvo una primera construcción de mampostería de principios del siglo XVI. De estilo renacentista fue posteriormente remodelado para su uso como Casa Consistorial que se prolongó hasta 1927 en el que el ayuntamiento trasladó su sede a la actual, en el palacio de Narváez.

Palacio de Narváez

El Palacio de Narváez es un palacete del siglo XIX actualmente sede del ayuntamiento de la ciudad. Esta construcción fue encargada a un arquitecto francés por el General Narváez como residencia personal.10 En su interior conserva un patio central porticado de forma cuadrada, en el centro del cual hubo una fuente de taza de mármol de Carrara. Sobre las columnas aparecen medallones representativos de ilustres personajes de la historia de España. Entre los objetos conservados en esta edificación se encuentra el arcón de los Claveros de la Alcaldía, el mobiliario de la alcaldía y salón de plenos, el pendón de la ciudad, un cuadro al óleo con imagen de santos y otros de Narváez, Alfonso XII, Alfonso XIII y una acuarela del siglo XVIII sobre el sistema defensivo. Fue rehabilitado en 1993.

Mausoleo de Narváez

El mausoleo de Narváez está construido junto al antiguo Convento de la Santa Cruz en mármol de Carrara, en dicho mausoleo se encuentran los restos del I Duque de Valencia, Ramón María Narváez, junto con los de sus padres, los condes de la Cañada Alta.10

Junto al mausoleo se conservan dos estatuas orantes pertenecientes a Pedro de Tapia Madrigal, miembro del Consejo Real y su esposa Clara del Rosal y de Alarcón, Señores de Villanueva de Tapia, que fundaron el convento de Santa Cruz de Franciscanos Descalzos de San Pedro de Alcántara. Ambas realizadas en mármol gris por un discípulo de Pompeyo Leoni, que adornaban en el presbiterio de la iglesia en hornacinas laterales al altar mayor, y hoy se conservan sobre el suelo en la capilla de enterramiento del General Narváez.

Puente del Gran Capitán

El puente del Gran Capitán, a lo largo de los siglos, ha sufrido distintas reconstrucciones desde que en 1486 se mandó demoler el existente de la época árabe. Se hicieron reconstrucciones en 1503, 1517 y 1520. En un grabado de Hoefnagle a fines del XVI ya se puede observar. El 4 de junio de 1784 se desplomaron dos arcos laterales por lo que se reconstruyó de nuevo hasta su diseño actual con tres ojos, el mayor carpanel y los otros de medio punto. En los arcos se encuentran los tajamares con forma cilíndrica y triangular.

Con toda esta visita se pasa el sábado y terminamos la hora de cenar.

En la mañana del domingo visitamos Montefrío. Donde vamos a visitar:

Montefrío

El Castillo de la Villa.

Fué construida en los restos del antiguo castillo nazarí, cuya época de fundación se remonta hacia el 1352 cuando reinaba en Granada Abú-Abdalá Jusuf, quién lo hizo construir en unos terrenos que consideraba estratégicos para la defensa de sus fronteras. Para ello, envió al Alarife mayor de la Alhambra, quien eligió el lugar de su ubicación y planeó su construcción con triple recinto, plaza de armas, aspilleras, ardaves, torres, aljibes para el agua, almacenes y todo lo necesario para aguantar, en su caso, un largo asedio.

Este castillo fue un lugar estratégico de defensa para el reino de Granada, hasta su toma por el Rey Católico la mañana del 26 de junio de 1486. Conquistado el bastión, la Reina Católica nombró alcaide de la fortaleza a don Pedro Afán de Ribera. sus habitantes quedaron como mudéjares, y los que no quisieron sujetarse al poder de Castilla pasaron a formar parte de la población de Granada.

Los monarcas mandaron construir en el castillo una iglesia, como venía siendo costumbre en ellos al conquistar alguna fortaleza mora, terminándose las obras en 1507. Luego, entre 1540-42 con la liberación de los fondos de fábrica y el desarrollo económico de la zona debió de pensarse en renovarla y ampliarla, para ello, fue llamado el maestro Diego de Siloé, quien proyectó una iglesia en la que se aunaban las soluciones de gótico y el mudéjar con con los repertorios decorativos del Renacimiento.

encarna montefrio

La iglesia presenta una planta rectangular, de una nave y dos capillas laterales, torre y capilla bautismal.

La iglesia de la Encarnación.

Su construcción se realizó bajo el reinado de Carlos III quién promulgó un Real Decreto en el que obligaba a los arzobispos de la diócesis de Granada a remitir informe, diseño y justificación de las obras de arquitectura, escultura o retablos a realizar en los templos de su diócesis, para que visto por su Consejo Cámara se determinara su aprobación o denegación. Por ello, todos los proyectos de templos nuevos fueron realizados por arquitectos de la Academia como fue el caso de Ventura Rodríguez y sus colaboradores.

Los planos de esta iglesia se le atribuyen a él, aunque lo único demostrable es que en un principio fue designado Domingo Lois de Monteagudo, discípulo de Ventura Rodríguez. Lois, se limitó a dar trazas, designándose otro arquitecto para dirigir la construcción, recayendo el nombramiento en Francisco Aguado, al que se le fijó un sueldo de 500 ducados. El aparejador y verdadero responsable de la obra fue Francisco Quintillán, sobrino de Lois.

El inicio fue el 11 de noviembre de 1786 y se dió por terminada, en lo fundamental, el 12 de agosto de 1802, inaugurándose el 2 de noviembre del mismo año. Su coste fue de 2.300.000 reales de vellón que fueron tomados de la Cuarta Decimal con la obligación de devolverlos con los fondos de la Fábrica Mayor de la iglesia de Montefrío.

Su forma está dominada por un círculo perfecto, al cual se adosa, a modo de cabecera, un pequeño rectángulo que acoge la Capilla Mayor y a sus lados dos pequeñas habitaciones como sacristía y ascesoria, con la torre sobresaliendo detrás de la Capilla. En el lado opuesto se articula otro rectángulo para la portada y dos pequeños cuadrados con escalera para subir al coro.

En todo el edificio se impone la rigurosidad tectónica, la claridad espacial y la esterotomía de la piedra, que hicieron exclamar a sus contemporáneos que su estructura les parecía más adecuada para horno que para iglesia.

El muro que delimita la nave presenta capillas, hornacinas y nichos de forma alternada, con retablos y esculturas, y en la parte superior una pasarela con cornisa que marca el arranque de la bóveda. Al lado de la capilla mayor se abren dos pequeños balcones sobre las puertas que comunican con la sacristía y la otra habitación simétrica a ésta.

 

En su exterior, los muros son de sillería muy bien escuadrada, delimitados en altura por una pequeña cornisa y otras más arriba, que de forma escalonada reciben el tejado. La portada posee un vano adintelado y está formada por un arco, con un hueco arriba, terminado en un gran frontón triangular.

El precedente de esta iglesia se encuentra en Roma en el panteón de Agripa-Adriano.

La nave se divide en cuatro tramos, los tres inferiores iguales y el superior más largo, con tres capillas hornacinas a cada lado, con arcos de medio punto y moldurados; sobre el arco de la tercera capilla de la izquierda se abre un balcón. El interior de las capillas lleva la consabida bóveda de casetones rectangulares, adornados en la baustimal con con las puntas o cabezas de clavos característicos de Siloé.

 

La bóveda de la nave es de crucería y sus nervios arrancan por encima de una cornisa, apoyándose en repisas con decoración escultórica de ángeles y conchas.

La nave de la capilla mayor es de planta poligonal y el aparejo de los muros es de sillería. Se abre con un arco de medio punto levantado sobre pilastras, con medias columnas adosadas que descansan sobre plintos. Su fuste es estriado y el capitel corintio. La cubierta tiene forma de concha semicircular y está formada por catorce nervios.

A la izquierda de la capilla mayor se encuentra la sacristía a la que se accede por una portada adintelada y moldurada que por su estructura y decoración se puede relacionar con la de ECCE HOMO de la catedral de Granada. Sobre su planta cuadrada y con bóveda también de rosetones, se levanta la torre, de planta rectangular y formada por tres cuerpos más el campanario, al que se llega por medio de una escalera de caracol de 477 peldaños.

La fachada principal, muy sobria, está dividida en dos cuerpos horizontales separados por una cornisa. El superior con tan sólo una ventana de medio punto y el inferior con la portada misma en forma de arco de medio punto moldurado, descansando sobre pilastras; en sus enjutas, escudos del arzobispo Pedro Guerrero y por encima un relieve en piedra con la Encarnación La fachada lateral derecha está formada por dos cuerpos separados por una cornisa corrida a lo largo de todo el friso. La portada en sí, está conformada por un ordenamiento de pilastras dóricas de fuste continúo y capitel con ovas y dardos y las consabidas cabezas de clavos en el arco y por encima, un frontón recto.

Casa de los Oficios.

Data del año 1579, siendo Alcalde de esta Villa Don Gil Bartolomé. El edificio en la actualidad presenta dos entradas a distinto nivel que se corresponden con lo orografía del terreno y consta de una sola crujía. Está realizado a base de muros de sillería con profusa ornamentación. Como elementos más sobresalientes cabe destacar los tres grandes arcos de medio punto en la planta baja, dos grandes ménsulas de piedra en forma de leones, y tres escudos, así como sus ventanas adinteladas y un friso grabado con una descripción en la que se inscribe la fecha de su construcción.

Se supone que fue construida para uso público y destinada a oficios artesanales, aunque a lo largo de los años su uso ha sido muy variado. En la actualidad, ha sido restaurada para destinarla a museo y sala de exposiciones.

Con la visita de todo esto hemos llegado hasta el final de la mañana del domingo. Después de la comida nos trasladamos hasta Alhama de Granada, que es el último pueblo que vamos a visitar en esta escapada de fin de semana por el poniente granadino.

Alhama de Granada

El casco antiguo de Alhama de Granada está considerado como bien de interés cultural (B.I.C.) e incluido en el Catálogo General del Patrimonio Andaluz bajo la tipología de Conjunto Histórico.

El casco antiguo cuenta con numerosas referencias históricas, urbanísticas y monumentales. Entre las de carácter religioso, destaca, la iglesia de la Encarnación, la iglesia del Carmen y los restos del contiguo Convento de Carmelitas, el Convento de San Diego y la iglesia de las Angustias. De carácter civil son los edificios de la Cárcel, el Pósito, la Casa de la Inquisición, el Hospital de la Reina, las Mazmorras y numerosos casas blasonadas.

En el ámbito urbanístico, cabe destacar la Plaza de los Presos, el mirador del Tajo, la Pila de la Carrera (s. XIX), el Puente romano (s.I) y el Acueducto (s. XVI).

Alhama cuenta además con modernos centros expositivos como el C.I.A.G. (Centro para la Interpretación de Alhama de Granada) ubicado en la antigua Cárcel, el Centro Municipal de Artesanía, en las caballerizas del Hospital de la Reina, el Museo Eclesiástico, en la sacristía de la Iglesia de la Encarnación, así como la Sala de Exposiciones del Excmo. Ayuntamiento.

Alhama de Granda puente  romano.

Espero que os haya gustado esta escapada, ya sabéis que aquí tenéis a un guía dispuesto a acompañaros. Y que vaya este recordatorio en especial para las agencias de viajes. Recordarles que,  a partir de ahora en adelante, un porcentaje de entre el 12,5% al 25% del importe de mis servicios como guía (antes de impuestos) que voy a donar a niñas y niños que lo necesitan por padecer alguna de las denominadas enfermedades raras.